Magdalenas con manzana - PaCOcina - Cocina para novatos y cocinillas. Cocina para principiantes. Recetas de cocina. Gastronomía

Vaya al Contenido

Magdalenas con manzana

Magdalenas con manzana
Ingredientes:
- 250 gr. de harina.Magdalenas con manzana ingredientes
- 1 sobre de levadura.
- 4 huevos.
- 1 pizca de sal.
- 1 cucharadita de azúcar vainillada.
- 150 ml. de aceite de girasol.
- 25 gr. de mantequilla.
- 200 gr. de azúcar.
- 1 manzana golden.
- 20 ó 25 moldes de magdalena (según tamaño).


Para el brillo:
- 125 gr. de mermelada de melocontón o albaricoque.Magdalenas con manzana ingredientes
- 75 gr. de azúcar.
- 50 ml. de agua.
- El zumo de medio limón.
- 1 hoja de gelatina.







Elaboración:
   Hacemos primero el brillo pastelero. Ponemos en un cazo la mermelada, el azúcar, el zumo y el agua. Cocer a fuego suave unos diez minutos. Apartar del fuego y añadir la hoja de gelatina previamente hidratada en agua fría. Poner todo en el vaso de la batidora y triturar intensamente hasta que quede completamente molido. Colar y retirar la espuma que le hubiera quedado, y dejar enfriar. Se conserva muy bien en la nevera, sólo hay que calentar un poco para volver a usarla, por ejemplo para una tarta de manzana.

Brillo pastelero

   En un bol ponemos los huevos, el azúcar y el azúcar vainillado y batimos, bien a mano con varillas o con máquina; pero y esto es importante hasta que duplique o triplique su volumen. O sea que hay que darle a la muñeca. Sin dejar de batir añadimos el aceite de girasol y la mantequilla a punto de pomada, y seguimos dando vueltas ¡Vamos ánimo! Cuando esté bien mezclado vamos añadiendo poco a poco la harina, la levadura y la sal que previamente hemos mezclado para homogeneizarlo y todo sin dejar de batir hasta terminar la mezcla de la harina y hasta que nos quede muy fina la masa. Bueno si ya está así ¡Podemos dejar de batir! Qué alivio verdad, cómo tenía el brazo... ¡Ah! no, que he utilizado una batidora de varillas, ¿En qué estaría pensando? Bueno ponemos nuestra mezcla en una manga pastelera (si no se improvisa una con una bolsa de plastico o simplemente con una cuchara, como toda la vida) y vamos llenando los moldes de magdalena hasta la mitad o poco más, suben mucho.

Magdalenas con manzana Magdalenas con manzana

Descorazonamos y pelamos la manzana, y la cortamos en finas, no mejor finísimas lonchas, ya que si son gruesas impedirá que suba la masa al hornearlas. Ponemos las lonchas encima de las magdalenas con cuidado y escogiendo las más finas. No tapamos toda la superficie si es necesario las hacemos trozos más pequeños.

Manzana cortada

El horno lo hemos precalentado a 230ºC y además o bien hemos puesto un recipiente con agua o yo lo que hago es que como tengo dos bandejas de horno, en una pongo agua y en la otra, la de encima, pongo las magdalenas. Dentro pues, se hacen entre unos 8 a 12 minutos según horno; pero si vemos que se doran están listas. Bien siempre que hacemos repostería, tan importante son las cantidades como el horno. Por eso no solo importa la temperatura y el tiempo, también es muy importante como sacamos las cosas del horno. Bien como norma general, pero cada cual le cogerá el truco al suyo, primero paramos de calentar o si es invierno bajamos la temperatura un minuto o dos y apagamos. Después abrimos muy ligeramente, apenas una rendija y dejamos que pierda fuerza, poco a poco vamos abriendo más y más hasta abrir del todo y sacar nuestro producto. Hay que hacerlo así para que no baje y hay que tener en cuenta la temperatura que hay, no es lo mismo en verano con 35º que invierno con 15º y tener en cuenta el tiempo de salida para que no se nos queme. Sólo la práctica nos hará coger el punto. ¡Ah! muchísimo cuidado con el horno cuando ponemos, como en esta receta, agua. Porque al abrirlo sale todo el vapor y claro quema como el solo, es decir abrir con cuidado y apartando la cara y usando guantes de cocina (siempre secos igual que los paños si se usan para el horno). Mucha precaución. Y mucho cuidado con los niños, que no anden cerca.
Bueno hemos sacado nuestras magdalenas y las dejamos enfriar. Es el momento de aplicar con un pincel el brillo que teniamos reservado. ¡Jo qué bonitas! Da cosa comerselas... ¿O no? ¡Pues va a ser que NO! ¡Qué bueffnas!

Magdalenas con manzana
¡BUEN PROVECHO!
sin comentarios
Regreso al contenido